¿Que es la Sublimación?

¿Qué es la Sublimación?

Aunque en el diccionario encontramos 2 acepciones más, la primera se refiere al “Enaltecimiento o engrandecimiento de las cualidades o méritos de una persona o de una cosa; y en psicoanálisis, transformación de los impulsos instintivos en actos más aceptados desde el punto de vista moral o social”, el concepto que manejaremos en este post, se refiere al relacionado con el estampado de piezas de textil, cerámica y metal.


Como ya dije en mi post anterior, la sublimación se define como el proceso químico en el cual una substancia, en nuestro caso sería la tinta, pasa del estado sólido al gaseoso, sin pasar por el estado líquido. Para ello se requiere de un tinglado mínimo para llevarlo a cabo, el cual deberá contemplar al menos lo siguiente:

Una impresora inkjet común, yo recomiendo la marca EPSON, con la cual he trabajado ya durante 9 años. En el mercado existen otras marcas, que van muy bien.

Tinta de sublimación recomendada para la impresora que se iría a utilizar.

Papel de sublimación, preferiblemente de buena calidad, para resultados WYSIWYG (lo que ves es lo que obtienes, por sus siglas en inglés).

Una prensa térmica cilíndrica o plana, bien sea para tazas y otros envases cilíndricos, o para camisetas, alfombrillas para ratón o mouse pads, rompecabezas o puzzles, etc.

Artículos en blanco para sublimar, o sustratos, bien sea textiles de poliéster o productos de cerámica o metalizados, revestidos por una capa de esmalte de polímero, el cual permitirá la sublimación. Yo recomiendo que los sustratos sean blancos, para mejores resultados. Aunque los colores claros, funcionan muy bien para estampados monocromáticos.

Las prensas térmicas se encargan de fusionar la tinta en el papel, al sustrato, aplicando presión y calor, durante un tiempo. Cada producto tiene unos parámetros particulares, y la mayoría de los proveedores los entregan junto a los productos, aunque a veces los resultados no son satisfactorios, debemos hacer ajustes (prueba y error) hasta conseguir la presión, el calor y el tiempo de cocción óptimo, no hay otra manera. Por lo general, unos minutos bastan para obtener un producto terminado y con un estampado indestructible, claro está, al menos que se rompa el sustrato, más el estampado perdurará por años.

Como prueba de lo que digo, pongo ésta tacita sublimada en el año 2010, para conmemorar el Mundial de Suráfrica, en la que mi hijo me dedicó para el Día del Padre, un dibujo a mano, el cual fue escaneado y estampado en ésta taza, que hasta el día de hoy, perdura indeleble.

Hasta la próxima amigos, gracias por leerme..


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado